“La fuerza de las palabras”: de la basura a la biblioteca