¿Es la leche animal adecuada para el consumo humano?