Científicos italianos proponen usos alternativos para el papel