Aborto espontáneo, una amarga pérdida